Lo que nos une

Meditaciones del día

aprender-a-leer-y-escribir

Cuando uno comienza a escribir un blog, puede hacerlo por muy diversas causas: como un instrumento de reflexión compartida, como salida a una necesidad insatisfecha de ser escuchado, como un instrumento de proyección personal o profesional, como una vía de compartir las propias experiencias para que puedan resultar de utilidad a los demás…  Imagino que habrá tantas causas como bloggers.

Sin embargo, hay algo que se repite en los primeros pasos de la mayoría de quienes hemos comenzado esta andadura: al crear el blog, éste tiene un saludo standard, “hola, mundo”… Y eso facilita el caer en el espejismo de creer que vamos a escribir para todos.  Porque se trata de un espejismo.  No escribimos para todos, ponemos nuestros textos a disposición de todos, pero sólo unos pocos accederán a ellos y sintonizarán con su forma y contenido.

Ésos son los incondicionales, quienes sienten que han encontrado algo valioso porque no…

Ver la entrada original 100 palabras más

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s